Un taller special

No se me ha olvidado la e en el título del post, es que os voy a contar sobre un taller Special K. Sí amigos, se trata de un taller compuesto únicamente por mujeres de entre 25 y 40 años, que visten de rojo, con medidas de modelo y que van al baño con regularidad. Bueno, en realidad no, pero como sabéis la cabeza se me va con frecuencia al baño a mi también. Se trata de un concurso que tuvo lugar durante la pasada edición de Cibeles y del que tuve el honor de ser jurado.

El concurso lo organizaba Kellogs Special K (ahora todo tiene más sentido ¿verdad?) y reunía a los tres mejores alumnos licenciados en moda este año en el IED de Madrid, que tenían como reto crear un vestido especialmente para la ocasión. Os presento a los tres concursantes y me decís a quién habríais votado vosotros. Yo no nos voy a decir a quién voté, secreto de estado condado, pero sí quien ganó, así podemos contrastar cuan de acuerdo estaríais con los miembros del jurado entre los que también se encontraban Carlos Díez o Ángel Schlesser.

Primer concursante: Ignacio


Quizá no se aprecie bien en la foto pero la falda del vestido que diseñó Ignacio estaba compuesta por más de 70 piezas de tul rojo cosidas entre sí para conseguir ese efecto tridimensional. El cuerpo era de organza para que sustentara el cuerpo de la falda y las mangas de seda, más ligeras, para que pudieran flotar a placer.

Segundo concursante: Miguel Madriz


Miguel diseñó un vestido largo de seda roja, sin apenas cortes y con un profundo escote en la espalda. Era una de las piezas claves de su colección de graduación, la cual le llevó meses de encierro y sufrimiento ya que llegó a confeccionar todas las piezas por completo, siendo el resultado una colección femenina y favorecedora para una mujer contemporánea.

Tercer Concursante: Leyre Valiente.


Leyre inspiró su colección en el concepto de los cambios que vamos sufriendo desde que nacemos y que acaban convirtiéndonos en unos seres que sufren una compleja metamorfosis para sobrevivir en la sociedad que les ha tocado. El vestido abraza el cuerpo a través de plisados, escamas y arterias cosidas con técnicas de alta costura que lo hacen casi reversible por sus costuras invisibles.

Estos son los tres consursantes, ha llegado la hora de votar. ¿Cuál es vuestro favorito? El ganador obtendrá una beca de prácticas en uno de los talleres más importantes de París. Y los no ganadores como veis también tendrán un futuro muy prometedor a juzgar por lo bien preparados que han salido de sus estudios. Mucho ánimo chicos, valéis un potosí.

Abrazos,
La K-ondesa


Leave a comment

Your comment should be approved before being showed