La Condesa en Marie Claire

Mira que había hablado con Ari, que le había mandado fotos y contestado preguntas. Pero aún así, no sé, como que no me lo creía. Primero pensé que era para su blog y, cuando es para blogs, como que estás más tranquila porque parece que es un terreno que conoces. Cosas de la cabeza. Además no le había preguntado cuándo salía ni nada porque me daba vergüenza parecer pesada (es extraña mi vergüenza cómo sale sólo en los momentos menos esperados) y a mi me estresa cuando me preguntan cuándo voy a publicar algo. Total, que no estaba mentalmente preparada, nop, no lo estaba.


Así que cuando me llamó el Consorte el viernes para decirme que una amiga me había visto en el Marie Claire, como que no entendí nada. ¿Dónde? ¿En el de papel? Pero si yo lo tengo, no puede ser, no me he visto. ¡¡EL DE ENERO!! ¿Qué? ¿Ya ha salido? ¡¡¡Ehhh!!!


Claro, corrí a un kiosco, esta vez no había espera agónica, ya estaba ahí...pero yo no, no estaba nada concienciada. Nada. Por eso me pasé todo el viernes llorando. Ponle que me cogió floja de ánimos, ponle que era viernes y estaba muy cansada, ponle que ver a mi chaquetita ahí toda mona me tocó, que la Navidad agota y ni ha empezado, que llegué al trabajo del Consorte y me estaba esperando más emocionado que mi madre...no sé, pero si la última vez me dio por la risa nerviosa, ésta me dio por la llantina incontrolada. Tal cual. Era enseñarle a alguien la foto y para cuando me miraban para felicitar yo ya estaba con los ojos acuosos.




Encima el Consorte se compró la edición de bolsillo y se la iba enseñando a toooooodo buen hijo de vecino que se cruzara con nosotros:


-El Consorte: ¡¡¡Enriqueeeeee!!!! (un conocido a 4 metros de nosotros y ya yéndose del restaurante)

-Enrique: Hombre Mario, ¿Qué tal? ¡Cuantísimo tiempo sin verte!

-Sí es verdad, mucho, ¿qué tal te va todo?

-Bueno, regular porque verás es que...

-Ay (interrumpe) pues a mi mujer la han sacado en la Marie Claire....sí, MIRA (revista en la nariz). Y es la mejor diseñadora del mundo de chaquetas y por eso la han nombrado la bloggera más importante del mundo mundial jamás y dentro de poco acaparará docenas de portadas que ya la están llamando.


Aquí se me nublan los ojos de verle tan orgulloso y no puedo hablar para decirle a ese pobre hombre que no, que el Consorte está loco (por mi) y de un guisante hace un mundo, pero claro, el otro me mira y tengo la cara tan de constricción que poco más que me hace una reverencia. Alcanzo a balbucear:


-No, no, la bloggy girl del mes...en Marie Claire, porque hago chaquetas...pero no diseñadora...no hablan de diseñadores, sino de gente que empezó con DIYs y prosperó pero...

-Tonterías, es la bloggy girl del año y hace las mejores chaquetas del mundo. ¿No quieres que te haga una? Deberías. Siéntate y que te tome medidas

-Bueno, el caso es que tengo algo de prisa

-Vale, pero dame tu teléfono que te llamo y le pregunto a tu mujer si quiere una. ¿Tú todo bien verdad? Cuánto me alegro. Y compra el Marie Claire este mes, eh? Ciao!


Así lleva todo el fin de semana, bueno en realidad siempre. Sólo que ahora me llama Bloggy Girl todo el rato: "Bloggy girl, ven aquí", "¿Dónde está la Osa Bloggy de la casa?"


Creo que por eso he tardado un poco en colgar la noticia, para coger algo de compostura y no lloriquear a cada llamada de amigo o comentario de conocidos...aunque no os garantizo nada, puede que inunde el teclado a la mínima.


Millones de gracias a Ari de Fashionísima por pensar en mi y abrazos mil a los otros protagonistas que también salen (decidme, ¿vosotros también habéis llorado o es que estoy hecha una floja?): Cristina, El Estudio de la Casita de Wendy (I love you parents adoptivos) y Yatt. Está claro que esta mujer, Ariadna, esta haciendo una barbaridad por promocionar el trabajo de los blogs en los medios de papel, es un puente físico entre dos mundo destinados a entenderse poco a poco, y todos le estamos tremendamente agradecidos por ello.


Abrazos mil

La Condesa con flojera emocional


Deja un comentario

Su comentario debe ser aprobado antes de ser mostrado