La Condesa nunca descalza / The never barefoot Contessa

¡¡¡ES MI CUMPLEAÑOS!!! Qué contenta estoy, me encanta el día de mi cumpleaños. Además no es un cumpleaños cualquiera, cumplo 30. ¿Qué tal? Y para colmo el Vestidor ha sobrepasado las 1.000 visitas. ¡¡Esto hay que celebrarlo!!

Así que he decidido dedicarme un post con mis últimas adquisiciones sagradas al vestidor y en una de mis habituales y favoritas poses de alarmante naturalidad. Ahora entenderéis por qué prefiero no salir en el blog y mejor fotografiar a los demás, no puedo ponerme delante de una cámara sin hacer el ridículo, es imposible. Me pueden las ganas de hacer el ganso y reírme, y eso no es lo ideal si queremos que la ropa sea la protagonista.


Entonces hablando de ropa. He aquí mi vestido de Comme des Garcons que compré este verano en San Francisco por cuatro perras. Os prometo que conservo la etiqueta original y costaba 1.400$, yo lo compré por menos de 200$. Vivan los outlets americanos (concretamente el de Saks Fith Avenue) y el ojo de halcón entrenado que tiene mi hermana porque yo en la percha pensé que era una funda de almohada destrozada.


Y es que no tiene cortes, no tiene apenas costuras (unos pespuntillos aquí y allá), son como 2 metros doble de ancho de gasa transparente estampada, que va dando vueltas y plisándose y arrebujándose para luego separarse otra vez hasta que da forma al vestido. Es una obra de arte, yo me imagino a Rei Kawakubo diciendo "Vamos a hacer un ejercicio imposible, un vestido sin cortar la tela en ningún punto, venga". Y ahora yo voy a pasar por la vergüenza de cumplir 40 y haber estado una década entera yendo a todas las bodas con el dichoso vestido. Porque estoy feliz con él y me lo pondría hasta para ir a trabajar, si no fuera transparente. Los zapatos (son otra de mis joyas pero mejor otro día), el sombrero y la cara de estar viendo a la virgen forman parte del efecto "floto de felicidad" del día que me lo compré. Espero que os guste.
---------------------------------------------------------------------------------------------
It's my birthday!!! My 30th birthday!!! I'm sooo happy, love my birthday. And this blog has overcome its first 1.000 visits! Time to celebrate. So I've decided to bravely appear on one of my posts which will hopefuly make you understand why I rather take pictures of anyone else. I can't stand in front of a camera without looking or doing something ridiculous. I guess it's really a sign of shyness, but here I am, looking like I'm being inspired by the Holy Spirit.
Anyway, the dress is one of my favourite pieces. A
Comme des Garcons dress which was marked down from 1.400$ to less than 200$. Can you believe it? I couldn't. Thanks to Saks Fifth Avenue's outlet and my sister's keen eye, now I have a masterpiece I simply adore. It's made out of an entire piece of fabric, sew in certain parts to make the shape of the dress, but it has no cuts. Beautiful. I feel like wearing it forever. Surely at least to every weding until I'll become 40 and will be known by all my friends as "the wired dress girl".

Leave a comment

Your comment should be approved before being showed